Gracias

gracias - copia

Guardo en la recámara de los posts sin publicar (y del olvido) el más duro que hasta ahora he escrito, demasiado fuerte, demasiado duro, demasiado fuera de lugar.

Suelo decir que hay que ser autocríticos y debo reconocer que me dejé llevar por las emociones negativas, que son las más fáciles de expresar y en algún punto me olvidé de ver y reconocer lo positivo de toda esta experiencia destinada a tender puentes hacia la integración real de las personas con discapacidad.

Hay momentos en los que cuesta ver la luz, pero existe; por eso, desde este instante de luz quisiera enviar un agradecimiento muy especial a todas aquellas personas que desde distintas partes del mundo me envían su afecto y cariño de diferentes maneras, ya sea de forma personal, por correo electrónico, comentando, compartiendo o dando un “Me gusta” a alguno de mis vídeos o posteos.

Hace más de un año y medio que empecé este proyecto, al que dedico tiempo y cariño, con la esperanza de alcanzar la tan mencionada integración como paso previo a la igualdad.

Tengo la enorme fortuna de que entre toda la gente que alguna vez ha visto o leído lo que hago, hay personas de diiversos ámbitos y situaciones, lo que me ha enriquecido mucho dentro de este aprendizaje. La vida es un continuo aprendizaje, se tenga o no se tenga una discapacidad, de todo se aprende, no solo de los errores, sino también de los aciertos y creo que con esta relación que estoy encarando con vosotros estoy acertando.

Este post, por muy pequeño que sea, no es más que para agradeceros por estar del otro lado, haciendo posible que el milagro suceda y que cada miércoles me ponga delante de un teléfono y emita en Periscope lo que un día después estará en YouTube o a los lectores de este mi blog o de mi LinkednIn Pulse. Gracias.

Muchas gracias por estar ahí.

Hasta otra!

Anuncios